jueves, 3 de diciembre de 2009

DAN DARE


Dan Dare nació de la mano de Frank Hampson en 1949. Hampson vivía cerca de Manchester y era un autor nacido en 1918 a quien el párroco Marcus Morris había pedido que dibujara un héroe cristiano que tenía intención de utilizar en un nuevo cómic que rondaba su mente. Así, Hampson creó "Chaplain Dan Dare of the Inter-Planet Patrol" (El Capellán Dan Dare de la Patrulla Inter-Planetaria). Sin embargo el personaje -afortunadamente- perdería más tarde su alzacuellos bajo la insistencia de una editorial que planeaba publicarlo. La editorial no era otra que Hulton Press y comenzó a editarse en The Eagle a partir del 14 de Abril de 1950 y hasta el 26 de Abril de 1969: un total de 991 números. Durante 1951 y hasta 1960 fue el alma del cómic. Hampson era un perfeccionista que casi siempre llegaba tarde a entregar sus páginas. De hecho se cuenta que una vez acabó una historia en el trayecto de tren a la imprenta, y finalmente decidió reclutar a un grupo de artistas que le ayudaran con el coloreado, la rotulación y el acabado, y que incluían a Don Harley, Desmond Alduck, Harold Jones and Greta Tomlison.

Es durante este periodo que "la fiebre Dan Dare" arrasa la nación y comienza a salir merchandising de dudosa procedencia que asalta el mercado de la noche a la mañana. Cualquier cosa con la más mínima conexión al personaje se anunciaba como tal... aunque no tuviera conexión alguna.
Oldhams adquiere Hulton en 1959 y Fleetway Group se hace con Oldhams un año después. Excepto algunos artistas, la mayoría se esparce por distintas editoriales. Hampson es reemplazado por Frank Bellamy, que había trabajado previamente en otros personajes de Eagle como The Happy Warrior y Marco Polo. Bellamy aceptó el encargo de dibujar a Dan Dare con la condición de que sólo fuese por un año. Tras Bellamy, otros artistas prestaron sus habilidades al personaje, siendo el más conocido Keith Watson.
Eagle se funde con el que hasta entonces habia sido su rival, Lion Comic, en 1969. Pero este no es el final de Dan Dare.
Dare reaparece en el número 1 de un nuevo cómic llamado 2000AD bajo la mano del artista italiano Massimo Belardinelli. Este Dan es un duro líder de una nave espacial llena de luchadores espaciales embravecidos. El planteamiento es totalmente diferente de aquel que le hicieran un éxito en la década de los cincuenta, y este renacido Dan tiene mucho más realismo.
Dave Gibbons continúa con el personaje, que sólo dura dos años (1977-1979) debido a disputas de copyright con sus editores. En 1982 aparece el New Eagle Comic que incluye entre sus páginas de nuevo a Dan Dare, esta vez dibujado por Ian Kennedy, que le devuelve el toque tradicional y lo hace menos duro, lo cual atrae de nuevo a sus antiguos fans. El Nuevo Eagle se publica hasta 1991 y Dan Dare sería dibujado por Carlos Cruz, John Gillat, John Page y Keith Watson, que ya había trabajado con el personaje.
En el 2000 se cumplió el Cincuenta Aniversario de su primera aparición en cómic, y para marcar la ocasión, se erigió un busto en Southport dedicado al coronel espacial, siendo Southport el hogar adoptivo de Frank Hampson. También se realizó una exposición de trabajos originales, comics, juegos y memorabilia que atrajo a miles de fans. Tal fue el éxito de la exhibición que se realizó un tour por UK y en el 2004 viajó a EEUU donde el personaje también es bastante popular.
En el 2003 nace una nueva revista, Spaceship Away! que reedita las aventuras de los años cincuenta que crearan Don Harley y Keith Watson. A la muerte de este último, Don Harley continúa dibujando al héroe él mismo.
En 2004 Titan Books comienza una reedición de las historias originales de Hampson para una nueva generación de admiradores del espacio.
Dan Dare, sin embargo, había saltado las fronteras de UK para hacerse conocido en Australia, USA, Croacia, Finlandia, Francia, Alemania, Italia, Luxemburgo, los países Escandinavos y Portugal.

En España el personaje no aparecería hasta 1979, cuando es publicado por Dalmau Socias de Barcelona, reeditando el Dan de 2000AD en lugar del original. Pero la extensión de su historia en nuestro país es bastante interesante.
En 1953 la Cadena Ser comienza a difundir la serie de Dan Dare de Radio Luxemburgo, con Eduardo Lacueva y Joaquín Peláez interpretando el papel de Diego. La serie radiofónica fue todo un éxito, aunque se buscaba un contenido más españolizado, y por lo tanto se dejaron de lado los guiones británicos y Dan Dare se convirtió en Diego Valor. El serial se dejo de emitir en 1958 tras 1200 capítulos.
En la primera aventura de Diego Valor, que ha nacido en Madrid en el futurístico año 2000, Diego es un héroe admirado por toda la humanidad que viaja a Venus. Entre su tripulación, que incluye al americano Portolés y al frances Laffite, hay una mujer, Beatriz Fontana, y aunque su relación con Fontana comienza de manera antagonista, Valor pronto cae ante los encantos de una mujer que encuentra tan diferente a las de su época. Fontana no se limita al rol de compañera pasiva, y toma parte activa en la acción, siendo una mujer asertiva, inteligente (es científica y piloto espacial), y a menudo exige igualdad completa con los demás miembros masculinos del resto de la tripulación.

En Venus, los viajeros hallan tres razas: los brutales Wiganes, liderados por el Gran Mekong, que dominan casi todo el planeta; los Artiles, una raza de mayor inteligencia pero sin equipamiento para la guerra, que resisten difícilmente a los atentados de conquista de los Wiganes. Los Atlantes, mientras tanto, son una raza de origen terrestre que se encuentra en peor situación, porque son los esclavos de los Wiganes. Diego Valor se posiciona con los Artiles y con su colaboración, vence a los Wiganes tras una gran batalla en la Luna, lo cual no detiene al Comandante Diego Valor, que continúa sus aventuras por todo el Sistema Solar. El primer cómic de Diego Valor fue publicado por la Editorial Cid un año después de que la radionovela comenzara, el 20 de Junio de 1954, hasta Marzo de 1956, con un total de 124 números de distribución semanal. En 1957 Ed. Cid saca una segunda serie de 44 números hasta su cierre en 1958, dibujados por Braulio Rodríguez Ferrán (Bayo) y Adolfo Alvarez-Boylla Aguelo (Buylla), con guión de Jarber (Enriques Jarnés Bergua). El formato de estos comics era apaisado.
La serie tuvo una acogida espectacular en nuestro país con la ayuda de la serie radiada y el cómic, lo que provocó -cómo no- toda una lluvia de merchandising, que iba desde tarjetas y juguetes hasta discos. Hubo incluso una serie de televisión y varias representaciones teatrales.
Ibercomic-Madrid trató de resucitar el personaje en 1986 con una publicación mensual de Diego Valor, pero la cosa no llegó a buen puerto y terminó abruptamente en el número 20 al siquiente año. Los comics de Diego Valor, aunque en sí no eran estrictamente Dan Dare, se tradujeron y distribuyeron en Alemania.

Fuente: Dandare.info.

3 dibujaron una viñeta:

Carlos dijo...

Ya lo he comentado en el foro de la TIA, pero me apetece que también quede constancia aquí.

Me ha parecido muy interesante el recorrido que haces por toda la historia de Dan Dare, sus distintas etapas y autores y curiosas anécdotas que no había leído nunca. Me ha impresionado lo del "Capellán Dan Dare de la Patrulla Inter-Planetaria".

Y como complemento, la historia de Diego Valor, la versión hispana de Dan Dare, muy famoso en su día aunque hoy esté desgraciadamente olvidado. Así que Diego Valor nació en Madrid en el año 2000... ¡Igual que mi hijo mayor!

Da gusto leer artículos tan bien documentados como éste. ¡Enhorabuena!

Valentín VN dijo...

Dan Dare es un cómic magnífico, pero con Diego Valor has dado en una diana muy nostálgica.

Yo he leído la primera serie y era gozosa, aún cuando el dibujo dejaba muchísimo que desear. Gran época la de los cuadernillos apaisados. Sin duda otros tiempos.

Shirat dijo...

Muy interesante, Candela.

No conocía de nada a Dan Dare, y cuando ha aparecido Diego Valor a mitad del post me he sorprendido mucho. No he leído nada de nada, pero sí me suena que en mi casa se escuchaban los seriales de Diego Valor y estaba todo el mundo enganchadísimo.